Roma: recorrido completo de un día por la capital de Italia

Roma, 13 de mayo de 2018.

Roma es una ciudad donde siempre, siempre, encuentras algo para ver. Da igual donde estés. Cruzas una calle y enseguida hay algo que te llama la atención, que te deja sin palabras. Durante mi paseo por Roma, he visto lo siguiente (por orden de visita):

El Panteón

No podía estar más de acuerdo con la afirmación de The National Geographic: “El Panteón es un edificio del siglo II encajado en el corazón de la capital, rodeado por el ajetreo comercial y los cafés de la plaza de la Rotonda”. Fue construido en tiempos de Adriano en el año 126 d.C y a día de hoy es el edificio mejor conservado de la antigua Roma.

Panteón
El Panteón en todo su esplendor

A mi parecer, estaba demasiado masificado y era prácticamente encontrar un hueco libre en la plaza.

Multitud en el panteón
Multitud de turistas en la plaza del Panteón

Plaza Navona

La Plaza Navona es una de las plazas más bonitas y populares de Roma. Está justo en el lugar donde se situaba el Estadio de Domiciano en el año 86, donde los ciudadanos romanos disfrutaban de los juegos atléticos griegos. La plaza destaca por sus tres fuentes: la Fontana dei Quattro Fiumi, la Fontana del Moro y la Fontana del Nettuno.

Plaza Navona
Plaza Navona

Hoy había un mago haciendo trucos un poco raros con personas del público. Por ejemplo, cogió a cuatro chicos y los entrelazó estando todos de cuclillas.

Basílica de Sant’Andrea della Valle

Esta iglesia es actualmente es la sede de la curia general de la Orden de los Teatinos, una orden religiosa masculina de la Iglesia católica formada por clérigos que profesan los votos de la vida religiosa. Junto a la Iglesia del Gesù i la de San Ignacio forman la denominada iglesia de la Contrarreforma.

Iglesia del Gesù

La Iglesia del Gesù fue la primera jesuita de Roma y se construyó entre 1568 y 1584. Hoy en día es uno de los ejemplos más destacados del arte barroco romano.

Iglesia de San Luis de los Franceses

Está entre el Panteón y la Plaza Navona y es lugar de culto nacional para los franceses en Roma desde el año 1589. No es una de las iglesias más conocidas a pesar de que alberga importantes obras de arte como las 3 máximas obras maestras de Caravaggio.

Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es la fuente más monumental de Roma y una de las más hermosas del mundo. Fue construida en tiempos del emperador Augusto, en el siglo XVIII. La última vez que vine estaba en obras y apenas se podía ver nada. Ya han terminado de reformarla y ¡está más bonita que nunca!

Fachada de la Fontana di Trevi
Fachada de la Fontana di Trevi

Uno de los detalles que la caracterizan es el contraste entre la monumentalidad de la fuente y la estrechez de la plaza en que se encuentra. En lugar de estar en una plaza grande está escondida entre callejuelas. A día de hoy es fácil encontrarla por la cantidad de turistas que van a verla. Por cierto, como curiosidad en este enlace se puede ver la Fontana di Trevi en directo… ¿Habéis visto cuánta gente?

Aglomeración de turistas en la Fontana di Trevi
Aglomeración de turistas en la Fontana di Trevi

Fue aquí donde surgió la costumbre de tirar una moneda al estanque para asegurar el retorno a la Ciudad Eterna. Aunque todos sabemos que es un mito, todos lo hacen (bueno, yo no).

La Fontana di Trevi, de frente
La Fontana di Trevi, de frente

Palacio del Quirinal

El Palacio del Quirinal es una de las tres residencias oficiales del presidente de la República Italiana y uno de los símbolos del estado. Está situada en la más alta de las siete colinas de Roma. Además, es uno de los palacios más grandes del mundo a nivel de superficie, solo por detrás del Palacio Real de Madrid.

Arriba hay un mirador desde donde se pueden disfrutar de unas vistas panorámicas hacia el Vaticano.

Vistas desde el Palacio del Quirinal
Vistas desde el Palacio del Quirinal

Foros Imperiales y Mercados de Trajano

La historia de los Foros Imperiales es un tanto interesante. Por lo que se ve, cuando reinaba Julio César vio que el Foro de Roma se había quedado pequeño y decidió ampliarlo construyendo otro nuevo, que es el que hoy conocemos como el Foro de César. Más tarde, el emperador Augusto construyó otro, y le siguieron los emperadores Vespasiano, Nerva y Trajano. El de este último fue el más impresionante y es donde se encuentran los Mercados de Trajano.

Paseando por los caminos de los Foros Imperiales
Paseando por los caminos de los Foros Imperiales

En 1924 Mussolini descubrió esta área arqueológica cuando mandó construir la Avenida de los Foros Imperiales (antigua Vía del Imperio). Los Foros Imperiales estaban ocultos por un montón de casas medievales y renacentistas conocidas como el Quartiere Alessandrino.

Foros Imperiales en el Quartiere Alessandrino
Foros Imperiales en el Quartiere Alessandrino

Al mercado no llegué a entrar, pero me pareció curioso este dato: fue construido entre los años 100 y 110 d.C. y fue el primer centro comercial cubierto de la historia. Estuve paseando por los Foros Imperiales por unos caminos muy bien señalizados y con paneles informativos sobre cada sitio.

Foros Imperiales, everywhere
Foros Imperiales, cada cuál más impresionante

En el Foro de César se encuentra (o se encontraba) el Templo de Venus Genetrix, construido en el año 46 a.C. en homenaje a esta diosa romana.

Últimos restos del Templo de Venus Genetrix
Últimos restos del Templo de Venus Genetrix

Plaza Venecia

La Plaza Venecia es, en mi opinión, una plaza ajetreada entre monumentos antiguos e históricos. Hay un montón de tráfico y turistas. En ella está el Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II (o Altar de la Patria), inaugurado en 1911 como homenaje al primer rey de Italia tras su unificación. Un dato curioso es que para construirlo tuvieron que derribar edificios de gran valor y hubo bastante polémica entre los italianos, que no estaban convencidos de instalar un edificio tan recargado junto a los restos históricos que lo rodean.

En la misma plaza se encuentra también el Palacio de Venecia, el primer palacio renacentista construido en Roma.

Plaza Venecia
Plaza Venecia

Arco de Constantino

Bajando por la Via dei Fori Imperiali llegué al Coliseo. Eso sí, antes hice una breve visita al Arco de Constantino. Es el arco de triunfo más moderno de la antigua Roma y cuenta con estatuas que fueron extraídas del Foro de Trajano.

Arco de Constantino
Arco de Constantino

Coliseo de Roma

Y, como no, en la visita no podía faltar el Coliseo. Además de ser el monumento y símbolo más emblemático de Roma, también tiene otros dos reconocimientos. Es uno de los monumentos más visitados del mundo, forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

De camino al Coliseo romano
De camino al Coliseo romano

Se construyó para celebrar la grandeza del imperio romano y se inauguró en el año 80 d.C. por el emperador Tito. Allí se celebraron las fiestas más grandiosas de la historia de Roma. Personas de todo el imperio iban para ver las fieras más exóticas y presenciar los combates entre gladiadores. En una ocasión el anfiteatro se llenó de agua para una batalla naval entre corintios y corfiotas.

El Coliseo de Roma, en detalle
El Coliseo de Roma, en detalle

Basílica de San Pietro in Vincoli

Como era tarde y ya había visitado el Coliseo hace unos años, paseé solo por fuera. De allí llegué al Parco di Colle Oppio, un parque arqueológico que está al lado del anfiteatro. Finalmente, mi última parada fue la Basílica de San Pietro in Vincoli, aunque solo por fuera porque ya estaba cerrada.

Esta basílica del siglo V alberga la famosa escultura del Moisés de Miguel Ángel.

Después de patearme toda Roma llegó el momento de volver a casa, así que a las 21:30 cogí el tren de vuelta a Zagarolo. Mis compañeros habían hecho barbacoa, así que estuvimos cenando juntos y luego ya me fui a dormir. Ha sido un día muy cansado y productivo pero ¡ha merecido la pena!

En este enlace os dejo la primera parte de esta publicación.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *