Último día en el hostal de Zakopane y regreso a Cracovia

Cracovia, 11 de agosto de 2018.

Ayer por la tarde dejamos atrás Ždiar para regresar de nuevo a Zakopane. Aunque estábamos un poco tristes de tener que irnos del Ginger Monkey, por otro lado nos alegramos un montón de reencontrarnos con nuestros compañeros. Y es que parece mentira pero ayer fue nuestra última noche con ellos, ya que hemos terminado nuestra estancia y voluntariado en el Good Bye Lenin Hostel. ¡No me puedo creer que ya haya pasado un mes desde que vine!

Último día en Zakopane

Por la noche no hicimos mucho, estuvimos en la terraza del hostal todos juntos charlando, a modo de despedida. Me dio bastante pena pero por otro lado estoy muy ilusionada porque oficialmente… ¡comienza mi viaje por centro Europa! A partir de ahora estaré viajando a modo aventura porque no tengo ni idea de dónde iré ni dónde acabaré. Por lo pronto, hoy he cogido un autobús a Cracovia, el primer destino de mi viaje.

¡Echaré mucho de menos mi habitación! Creo que todavía no he subido ninguna foto de ella… así que aquí van algunas 😀

Mi habitación del Good Bye Lenin hostel
Mi habitación del Good Bye Lenin hostel. Mi cama es la de la izquierda
Mi habitación del Good Bye Lenin hostel
Las camas de mis compañeras

De Zakopane a Cracovia

Mi amiga Karolina también dejaba el hostal hoy así que fuimos juntas a Cracovia. Como es propio en Zakopane, amaneció lloviendo a mares así que ha tenido que dejar su motocicleta aquí de forma temporal. Nos ha dado mucha lástima porque tenemos muy buenos recuerdos con la motocicleta y hemos recorrido bastantes kilómetros en ella.

Al final fuimos a la estación de autobuses de Zakopane para coger el primero que saliera. Tuvimos suerte porque el siguiente era en 10 minutos. Durante el trayecto aprovechamos para darle caña al Duolingo aprendiendo Esperanto (a ver cuánto duramos), español, polaco… Vamos, un poco de todo. Cuando nos cansamos nos pusimos música y pasamos la última hora disfrutando del paisaje. Bueno, y del diluvio universal que estaba cayendo fuera.

Una vez ya en la estación de Cracovia, nos pillamos un kebab y acompañé a mi amiga a comprar su ticket de tren para Varsovia, su ciudad natal. El proceso para comprar el ticket fue bastante caótico. Eran demasiado caros, la máquina no funcionaba y había una cola del copón en la taquilla. Por si no fuera poco, cuando compró el ticket de las 19:21 y estábamos esperando al tren, anunciaron que había sido cancelado. Al final, entre una cosa y otra, tuvo que coger el de las 20:00h. Estuvimos vagueando por allí hasta ese entonces.

Panel con las salidas de los trenes en la estación de Cracovia
Panel con las salidas de los trenes en la estación de Cracovia

El alojamiento: One World Hostel

Hoy ha sido un día prácticamente destinado a viajar así que no he hecho mucha cosa más. Durante estos días me alojaré en el One World Hostel, un hostal que está justo en el borde del casco antiguo de Cracovia. Mi idea principal es ver el campo de concentración de Auschwitz y las minas de sal de Wieliczka, ya que la primera vez que vine no me dio tiempo porque tenía que empezar a trabajar en el hostal.

Me llama la atención lo extremadamente fácil que es encontrar alojamiento de último minuto en Polonia. Hay un montón de opciones y bastante bien de precio. Por ejemplo, el One World Hostel me ha costado 9€ la noche en una habitación compartida de 6 camas. De momento somos 4 españolas en la habitación, pero aquí la gente va y viene así que posible mañana o pasado tenga compañeros diferentes. ¡Ya veremos!

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *