Ruta de senderismo al santuario de Monte Pellegrino

Palermo, 27 de mayo de 2018.

Hoy tenía pensado hacer el free walking tour pero resultó ser un fail total. Vale, sí, salí de casa con el tiempo bastante justo, pero llegué al punto de encuentro a la hora y no sé si es que me equivoqué de sitio o que no se presentó nadie. En teoría el tour empezaba en el jardín botánico de Palermo a las 10:00h. Cuando llegué pregunté por los alrededores si alguien sabía algo del tour, pero nadie tenía ni idea. Así que, como no quería quedarme sin hacer nada, improvisé un plan: visitar el jardín botánico.

El jardín forma parte de la Universidad de Palermo, en concreto de la Facultad de Botánica. Para entrar no hace falta entrada. Hay un invernadero, un estanque y, sobre todo, plantas, árboles y flores de diferentes tipos.

Cáctus y otras plantas exóticas del jardín botánico
Cáctus y otras plantas exóticas del jardín botánico

Es ideal para pasear y para refugiarte del sol y del calor, ya que hay bastante sombra.

Árboles y plantas del jardín botánico de Palermo
Paseo por los caminos del jardín botánico

Después, como me pillaba más o menos cerca, fui a darme una vuelta por el puerto y se me ocurrió la idea de ir a alguna playa. Sin más, busqué en Google Maps cómo llegar a la playa más cercana y al parecer había una a 20 o 25 minutos andando.

La playa peligrosa

Al salir del centro de Palermo empecé a notar cómo el ambiente se volvía cada vez menos seguro. Las casas, la gente y el entorno en general eran muy diferentes. No sé exactamente por qué, pero no me daba buena sensación. Es como que me sentía observada de alguna manera, seguramente por ser turista.

Cuando llegué a la playa vi que tenía que pasar sí o sí por un parking. En cuanto el empleado me vio entrar, me paró y me preguntó dónde iba. Le respondí que iba a la playa y me advirtió que no me recomendaba para nada ir a esa. Al parecer, es una playa peligrosa donde roban a muchos turistas. De hecho, me dijo que hacía cosa de media hora les habían robado a una pareja. Además, habían pillado a hombres haciendo fotos a chicas en la playa sin su consentimiento. Según me contó, él había trabajado en la policía y había visto muchos casos como estos.

Me recomendó ir a Mondello, la playa por excelencia de Palermo. Me dijo que era mucho más segura y que como iba mucha gente había más vigilancia. Así que nada, aborté misión y me volví a casa. Por cierto, en este enlace se puede ver la playa de Mondello a tiempo real. ¡Mola mucho!

Ruta de senderismo al Monte Pellegrino

Por la tarde aproveché para hacer una ruta de senderismo al Monte Pellegrino. Salí a eso de las 17:00h, cuando ya no apretaba tanto el calor y con la intención de ver el anochecer. Según Google Maps, llegar al santuario de Santa Rosalía desde el alojamiento eran casi dos horas caminando. Para ahorrar tiempo, cogí un autobús que te deja a pie de monte para allí empezar la ruta. Tarda una media hora en llegar.

Inicio de la ruta por el Monte Pellegrino
Inicio de la ruta por el Monte Pellegrino

Por cierto, antes de comenzar la ruta hay un cartel muy motivador que te avisa de que puedes morir allí:

Cartel de aviso de peligro
Cartel de aviso de peligro

A partir de allí, la ruta hacia el santuario está muy bien señalizada. Eso sí, no se trata de un camino de tierra ni de montaña. En todo momento vas por un sendero de piedra, y no tiene pérdida ninguna.

Sendero hacia el santuario
Sendero hacia el santuario

A medida que vas subiendo ves la ciudad de Palermo desde las alturas y puedes apreciar mucho mejor lo enorme que es. En serio, ¡no me imaginaba que fuese tan grande!

Castillo en el Monte Pellegrino y la ciudad de Palermo detrás
Castillo en el Monte Pellegrino y la ciudad de Palermo detrás

Aquí se puede ver mejor la extensión de la ciudad:

Palermo desde las alturas
Palermo desde las alturas

Llegué al santuario de Santa Rosalía a las 19:20 exactas, y cerraban 10 minutos más tarde. Tuve bastante suerte y puede verla por dentro. Era muy bonita y diferente a las demás porque estaba cavada en la roca.

Fachada exterior del santuario de Santa Rosalía
Fachada exterior del santuario de Santa Rosalía

El altar estaba decorado con luces de color violeta y flores:

Altar del santuario de Santa Rosalía
Altar del santuario de Santa Rosalía

Me fijé en que había muchísimas ofrendas en la entrada:

Ofrendas en la entrada del santuario de Santa Rosalía
Ofrendas en la entrada del santuario de Santa Rosalía

Cuando cerraron fui a buscar un lugar para ver la puesta de sol desde el Monte Pellegrino. Estaba un poco nublado pero eso no impidió que viera cómo anochecía desde lo alto de la montaña.

Anochecer desde el Monte Pellegrino
Anochecer desde el Monte Pellegrino

Volviendo del monte…

Se me hizo de noche cuando bajaba de Monte Pellegrino, pero gracias a la luz de la luna y de la ciudad pude volver sin problema. Tan solo había que seguir el camino por el que había venido.

Últimas vistas antes de empezar la bajada
Últimas vistas antes de empezar la bajada

Si hubiera sido una ruta de montaña de verdad no me hubiera quedado hasta tarde ni de broma. Lo peor de todo es que no llegué a tiempo para coger el último autobús así que tuve que caminar una hora y pico para volver al hostal. Pero bueno, llegué sana y salva, que es lo importante.

Había muchísimo ambiente por las calles de Palermo y tanto los bares como los restaurantes estaban llenos de gente. ¡Se nota que es fin se semana!

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *