Naughty Squirrell, un gran hostal de mochileros en Riga

Riga, 17 abril de 2018.

Hoy he pasado la mañana trabajando. No había mucha faena pero tenía turno hasta las 16h. He contado el dinero de la caja, he puesto algunas lavadoras, he limpiado un poco la cocina, lavabo y áreas comunes… Vamos, lo de siempre. En mis ratos, libres, he estado haciendo la mochila porque… ¡Nos vamos a Riga! ¡Por fin!

La verdad es que tampoco he metido gran cosa en la mochila porque para una escapada de tres días prefiero ir ligera. Cuando fui a Tartu me llevé demasiada ropa, y ya he aprendido la lección. Con cada viaje que hago voy reduciendo más el equipaje, y supongo que eso es buena señal.

Autobús de Tallín a Riga

Dicho esto, y una vez terminada la jornada laboral, hemos ido a la estación de Bussijaam para coger el autobús. Desde el hostal hasta Bussijaam hay media hora caminando porque está en las afueras de Tallín.

Nuestro autobús salía a las 17h y, en esta ocasión, hemos viajado con la compañía Ecolines.net. Yo lo que hago normalmente es comparar billetes en la web de Goeuro.com y escoger aquel que tiene mejor horario y relación calidad/precio. Hay varias compañías que hacen el mismo recorrido de Tallín a Riga, así que hay muchas opciones de horarios y costes. El ticket de Tallín a Riga nos costó 16,50€ cada uno (solo ida) reservando la noche antes. Lo podríamos haber conseguido más barato (incluso por 5€) de haber reservado con más antelación. Tampoco cogimos el billete de vuelta porque no estábamos seguros de cuál era el plan definitivo.

El autobús de Ecolines.net

Era la primera vez que viajaba con Ecolines y la experiencia ha sido muy positiva. Como se trata de un recorrido entre dos países, antes de subir al autobús te revisan el pasaporte y comprueban que tengas la documentación necesaria.

En el autobús teníamos cafés y tés gratis. Aún así, somos un poco torpes y cuando intentamos hacernos un té fue un poco fail… La máquina sacó solo agua con azúcar, así que dimos por hecho que no iba. Sin embargo, veíamos que había gente con sus cafés, así que funcionar, funcionaba. Tan torpes no podíamos ser, así que le dimos una segunda oportunidad y probamos de hacernos un capuccino… ¡y esta vez sí funcionó! En esta segunda expedición a la máquina vi que habían sobres de té escondiditos. Misterio resuelto.

Delante de cada asiento teníamos una pantalla para ver películas, escuchar música de todo tipo, navegar por Internet… Estaba bastante currado, y entre una cosa y otra se nos pasó el tiempo bastante rápido.

El hostal: Naughty Squirrell

Llegamos a Riga a las 21:45 o 22h y fuimos directo a nuestro hostal, el Naughty Squirrell. Es un hostal amigo del Tallinn Backpackers y está en la calle Kalēju iela 50, a solo 5 minutos caminando de la estación de autobuses y en pleno centro de Riga.

Para que os hagáis una idea de cómo es el Naughty Squirrell, básicamente es un hostal de mochileros al estilo Tallinn Backpackers. Sin embargo, éste es más grande, hay más habitaciones y caben más personas. Las habitaciones son compartidas y tienen literas con cortinas, lo cuál se agradece mucho porque te da más privacidad. En nuestro cuarto somos 4 personas y nuestras camas tienen nombres de ciudades (Miami, Santiago Edinburgh y no recuerdo cuál más). La habitación es muy mona, acogedora y colorida. Sin embargo, lo que más me gusta es el salón porque está muy bien decorado y el ambiente es muy familiar.

A diferencia del Tallinn Backpackers, el Naughty Squirrell parece más un party hostel y organizan eventos para ocasiones especiales. También ofrecen otro tipo de tours y actividades guiadas que puedes reservar directamente desde el hostal.

Luego, así a grandes rasgos, la cocina está perfectamente equipada, hay varios lavabos y duchas, y tienes las toallas incluidas. Ah, y el acceso al edificio se hace mediante una tarjeta y no con una llave. Aquí os dejo más información sobre el hostal.

Caras conocidas y nuevos contactos

Curiosamente, en el hostal nos encontramos con gente que había estado previamente en el Tallinn Backpackers. Parece que al final todos nos movemos por los mismos sitios y hostales. Tanto el personal como los demás huéspedes del Naughty Squirrell eran muy majos. Conocimos a un montón de gente e incluso nos hicimos amigos de una pareja americana y un señor de Vietnam que vivía en Estados Unidos.

Uno de los chicos que habíamos conocido en Tallinn Backpackers nos recomendó encarecidamente el Seaplane Harbour Museum de Tallín y el tour nocturno en kayak por el río de Riga. Lo del tour nocturno me llama mucho la atención, así que seguramente lo probemos un día de estos.

Como estábamos un poco cansados del viaje (y yo de trabajar), hoy nos hemos ido a dormir temprano. ¡Mañana será otro día!

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *