Ruta de senderismo al pico Nosal bajo el diluvio universal

Zakopane, 19 de julio de 2018.

Esta mañana he hecho mi primera ruta de senderismo pasada por agua. La verdad es que no ha sido el mejor día para salir a la montaña pero nos apetecía hacer alguna caminata. Estuvimos mirando opciones cortas y fáciles por aquí y al final decidimos subir a Nosal, un pico que estaba cerquita. Hubiera sido mejor si no hubiera estado lloviendo a cántaros pero no nos quedó otra que adaptarnos a las circunstancias. Eso sí, ha sido una experiencia, y de experiencias se vive, ¿no?

Sobre Nosal

Nosal es un pico que está a 1206 metros y está entre los valles de Bystrej y de Olczyską. Como dato curioso, el nombre de la montaña proviene de la forma de las rocas del lado noroeste, que se parece a una nariz.

La primera vez que oí hablar de Nosal fue cuando hicimos la ruta al lago de Czarny Staw Gąsienicowy. Nosotros solemos comenzar las rutas desde la entrada del parque de Jaszczurówka, que es la más cercana a nuestro hostal. Desde allí solo sale un trail de inicio que más adelante enlaza con otros senderos. Cuando fuimos al lago pasamos por la intersección que subía a Nosal, aunque nosotros tomamos un camino diferente. Eso sí, la distancia entre ambos sitios es abismal. Nosal está a menos de 10 minutos desde el cruce y el lago a unas 3 horas.

A esta ruta fuimos mi amigo Pav, mis compañeros Jonathan y Xenia, dos huéspedes australianas (Isabelle y Cassie) y otro señor del cuál no recuerdo el nombre.

La ruta

Nosotros comenzamos desde Jaszczurówka por el trail verde, un sendero prácticamente plano que transcurre por el valle de Olczyska. Estaba empezando a llover cada vez más pero ya que estábamos allí decidimos continuar. Después de unos 45 minutos llegamos al primer cruce y nos incorporamos al siguiente sendero.

Tomamos el trail amarillo y comenzamos el ascenso por la montaña. Esta parte fue la más engorrosa porque si bien el primer trail era de tierra, piedra y rocas, este tramo era sólo de tierra. Estaba todo prácticamente enfangado. Había partes que estaban hasta inundadas y no había forma posible de atravesarlas sin meter el pie literalmente en los charcos. Algunos de nosotros llevábamos chubasqueros pero otros no. Al final ya estábamos tan empapados que no le dimos ni importancia a los impermeables.

Después de media hora de subida llegamos a la intersección que separa Nosal de la ruta de Czarny Staw Gąsienicowy. Allí tomamos otro trail verde y en apenas 10 minutos llegamos al pico de Nosal. Me encantaría poder contaros lo bonitas que eran las vistas desde arriba pero desgraciadamente todo lo que vimos era niebla, nubes y lluvia. Ni siquiera se veían el valle o la ciudad. Eso sí, había que tener cuidado porque el pico era muy escarpado y, si ponías el pie donde no tocaba, podía ser muy peligroso. Además, con la lluvia estaba la superficie más resbaladiza.

El final

Después de estar un breve ratito en Nosal, comenzamos el descenso por un trail verde que conectaba con la urbanización de Kuźnice. Este último tramo lo hicimos en unos 40 minutos y creo que nos dejó en una entrada del parque diferente a la que conocíamos de rutas anteriores. Pero no estoy muy segura, ya que puede que haya diferentes puntos de acceso dentro de la misma urbanización.

El resto del camino de Kuźnice a Jaszczurówka lo hicimos por la carretera hasta que llegamos al Good Bye Lenin Hostel. En total tardamos entre 2:30 y 3 horas en completar la ruta -teniendo en cuenta que estaba diluviando- así que no ha sido muy larga. Unos 8 kilómetros, si llega. Eso sí, volver a “casa” y darnos una ducha calentita… ¡nos ha sentado a todos estupendamente!

Debo reconocer que hacer una excursión bajo la lluvia no ha sido precisamente santo de mi devoción. Terminé con los pies chorreando y calada hasta los huesos porque hacía un poco de frío, había sudado y la ropa impermeable no era transpirable ni protegía lo suficiente. Yo llevaba las botas de senderismo, unos pantalones impermeables y el poncho de plástico, y aún así acabé empapada. Sin embargo, hay que ver el lado positivo y es que ¡nos lo hemos pasado súper bien todos juntos!

En este enlace os dejo todo el track y la información de la ruta, por si queréis echarle un vistazo.

Noche de UNO

Otra de las cosas positivas del día es que la noche de hoy ha sido lo más. Definitivamente lo que hace un hostal tan especial es la gente que lo compone. Hemos estado jugando al UNO con unos huéspedes de Bélgica y hemos tenido un check in de lo más peculiar… Ha venido un señor alemán un tanto excéntrico que ha conseguido que acabáramos llorando de la risa todos los que estábamos en el salón. Recuerdo que había dos huéspedes (Ylona, de Suecia; y Marvin, de Alemania) que se han convertido en fans totales de este señor. Qué arte tenía, en serio. Vamos, ¡una noche digna de recordar!

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *