Free walking tour por el casco antiguo de Cracovia

Cracovia, 6 de julio de 2018.

¡Hola desde Cracovia!

Ya ha pasado un mes desde que volví de Italia y tenía muchas ganas de continuar viajando. El tema médico está solucionado, ya me he recuperado y estoy en mi próximo destino 🙂

En esta ocasión voy a hacer otro WorkAway, es decir, un voluntariado donde trabajas en un lugar durante un tiempo a cambio de alojamiento y manutención. Para mi es la mejor forma de descubrir el mundo porque te permite viajar de forma económica y conocer y vivir de primera mano la cultura local. Este será mi cuarto WorkAway después de haber estado de voluntaria en Finlandia, Estonia e Italia.

Próximo destino: Polonia

Me hace mucha ilusión venir a Polonia porque es mi primera vez aquí. Bueno, estuve un día en Gdynia con mi familia cuando hicimos el crucero por las capitales bálticas, pero no cuenta porque en un día no te da tiempo de conocer casi nada. Polonia tiene una cultura muy rica y diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en otros países de Europa. Eso sin olvidar la trágica y conmovedora historia que todos conocemos. En mi opinión, es un destino bastante infravalorado y no suele ser un lugar popular a la hora de viajar.

Dicho esto, durante el próximo mes estaré de voluntaria en un hostal en Zakopane, en las montañas Tatras. De momento, los otros dos hostales donde he estado han sido bastante diferentes entre ellos. El primero fue el Tallinn Backpackers, que estaba en el casco antiguo de Tallín, y el segundo fue el Wiki Hostel, un hostal ecológico cerca de Roma. Ahora estaré en un hostal en las montañas, así que ya os iré contando qué tal va.

Como mi vuelo era a Cracovia, pasaré un par de días aquí antes de ir a Zakopane. Me gustaría visitar el campo de concentración de Auschwitz pero creo que lo haré más adelante porque primero me gustaría conocer Cracovia como tal. Está a solo dos horas de Zakopane en autobús, así que es bastante accesible.

Vistas desde el avión a Cracovia
Vistas desde el avión a Cracovia

El alojamiento: Submarine Hostel

Sabía que mi vuelo llegaba por la noche así que busqué un hostal cerca de la estación de trenes y autobuses, pero también del centro. El lugar elegido fue el Submarine Hostel, que está a menos de 10 minutos caminando de la estación. Me costó un poco llegar porque la salida no da directamente a la calle. Hay que atravesar unas galerías pero Google Maps no tenía en cuenta este trayecto, sino que te hacía dar una vuelta enorme. Me dejé guiar por las indicaciones y, aunque tardé un poquito más, al final llegué bien al hostal.

Cracovia de noche, de camino al hostal
Cracovia de noche, de camino al hostal

Estoy en una habitación mixta de 10 personas. Esta vez me ha tocado la litera de abajo así que guay porque puedo tener la mochila a mano. Lo único que echo en falta del hostal es que no hay una sala común. No es fácil conocer gente a menos que vayas a la cocina o pilles por banda a alguno de tus compañeros de cuarto. Sin embargo, tengo la impresión de que aquí la gente va un poco a su rollo, a diferencia de otros hostales en los que he estado. Por ejemplo, en Sicilia la gente era súper abierta y siempre había alguien dispuesto a entablar conversación, conocerte más o hacerte compañía.

Como esta vez no hubo suerte, decidí hacer el tour gratuito por el casco antiguo de Cracovia. Hay un montón de empresas que lo hacen pero yo me decanté por la que publicitaban en el hostal.

Free walking tour por el casco antiguo

Hice el tour con una compañía que se llama Free Walkative Tour y que organiza recorridos por diferentes ciudades de Polonia como Varsovia, Breslavia o Gdansk. Realizan tours tanto en español como en inglés y no es necesario apuntarse ni registrarse. Solo tienes que ir al punto de encuentro a la hora establecida. Como su nombre indica, estos tours son gratis pero al final de la actividad puedes dar una propina en base a lo que tú crees que ha valido. En este enlace os dejo la información del tour por el casco antiguo de Cracovia que hice yo, y en este otro su página de TripAdvisor.

La guía de mi grupo se llamaba Justina, era de Polonia y hablaba un español perfecto. Tan perfecto que si no llega a decir que es de Polonia nadie se hubiera dado cuenta. La verdad es que me daba un poco igual apuntarme al tour en inglés o en español, pero vi que para el español habían menos personas. Nuestro tour fue de 10:00h a 14:30h. Estuvo chispeando toda la mañana y tuvimos bastante suerte de que nos nos cayera un chaparrón porque en Cracovia siempre llueve, da igual que sea invierno o verano.

Durante el recorrido vimos un montón de lugares interesantes, así que intentaré resumir los que más me llamaron la atención.

La Barbacana

Comenzamos el tour en la Barbacana, una de las construcciones defensivas más interesantes de la ciudad. En la época medieval, Cracovia estaba fortificada para proteger y controlar el acceso. La función de la Barbacana era conectar las murallas de la ciudad y vigilar quién entraba por la Puerta de San Florián, que es donde comienza el Camino Real hasta el Castillo de Wawel. Es una de las pocas barbacanas que se conservan en Europa.

Camino real de la Barbacana a la colina de Wawel
Camino real de la Barbacana a la colina de Wawel

Plaza del Mercado de Cracovia

La Plaza del Mercado, también conocida como Rynek Główny en polaco, es la más importante de Cracovia y de Polonia. Fue inaugurada en el siglo XIII y, con sus 40.000m², es la plaza medieval más grande de Europa. La Plaza del Mercado fue una de las pocas que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y gracias a ello se ha convertido en un lugar que guarda muchas historias y secretos. Desde 1978, forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La ovejita de la Plaza del Mercado
La ovejita de la Plaza del Mercado

En la plaza vimos varios edificios importantes. Primero, el Mercado de los Paños, que alberga un montón de puestecitos de artesanías. En el mismo mercado está la entrada a una galería de arte y al museo subterráneo de Cracovia, que está a cuatro metros de profundidad y que muestra exposiciones de los tiempos medievales. Como curiosidad, en la entrada del mercado se puede ver un cuchillo colgado de una cadena y que guarda relación con el sitio que vimos después…

El cuchillo en la entrada del Mercado de los Paños
El cuchillo en la entrada del Mercado de los Paños

… y que es la basílica de Santa María. Además del ladrillo de color rojizo de la fachada, me llamó la atención que las dos torres fueran de distintos tamaños. Esto tiene explicación en una leyenda. Al parecer, dos hermanos tuvieron que construir las torres. El primero hizo la más alta y terminó antes, mientras que el segundo la seguía construyendo poco a poco. El primer hermano no quería que la torre de su hermano fuera más grande así que, cegado por la envidia, le mató. ¿Adivináis con qué? Con el cuchillo que está colgado en el mercado. De ahí que una torre sea más pequeña que la otra. Al final el hermano mayor se arrepintió y se suicidó tirándose por la torre más alta.

Basílica de Santa María en la Plaza del Mercado
Basílica de Santa María en la Plaza del Mercado

También vimos la Torre del Reloj, que es el único resto del edificio del antiguo Ayuntamiento. Esta torre fue demolida en el siglo XIX y actualmente está un poco inclinada por las malas condiciones meteorológicas.

Finalmente, pasamos por la iglesia de San Adalberto, el monumento más antiguo de la Plaza del Mercado. Se construyó a principios del siglo XI pero fue reconstruido posteriormente. Es una de las iglesias de piedra más antiguas de Polonia.

Durante el paseo por la Plaza del Mercado también vimos zonas que estaban en un nivel inferior de la superficie. ¿El motivo? Allí se retiraban los excrementos y la basura de la plaza y de la ciudad.

Collegium Maius

Después de la Plaza del Mercado fuimos al Collegium Maius, el edificio universitario más antiguo de Polonia (es del siglo XV) y donde estudió Nicolás Copérnico. Sólo entramos al patio interior, un sitio muy tranquilo y bastante agradable decorado con arcadas de ladrillo y piedra. Llegamos justo en el momento perfecto para ver un desfile de figuritas de madera en el antiguo reloj.

Desfile de las figuritas en el reloj de Collegium Maius
Desfile de las figuritas en el reloj de Collegium Maius

Casa Juan Pablo II

Durante el recorrido también pasamos por el Palacio Arzobispal, que fue donde vivió Karol Wojtyla antes de ser Papa. Fue el Arzobispo de Cracovia y desde la ventana del palacio se encontraba con fieles que le esperaban abajo. Hoy en día hay una foto suya en dicha ventana.

El Palacio Arzobispal
El Palacio Arzobispal

Castillo de Wawel

Nuestra última parada fue el Castillo de Wawel, que está en lo alto de una colina. Es uno de los complejos arquitectónicos más importantes del mundo y el símbolo más representativo de Polonia. El recinto es bastante extenso y hay varios lugares de interés que se pueden visitar. Nosotros sólo estuvimos fuera y si querías entrar a alguno de ellos tenías que hacerlo después del tour.

El Castillo de Wawel, desde abajo de la colina
El Castillo de Wawel, desde abajo de la colina

Para mi, el edificio más espectacular fue la Catedral de Wawel. La catedral tiene más de 1.000 años y siempre ha sido el centro de la iglesia y la monarquía en Polonia. De hecho, es allí donde se coronaban a los reyes del país. Seguramente haya un motivo detrás pero a mi me pareció una construcción bastante aleatoria. Es decir, no seguía una misma línea estilística ni a nivel de colores ni de estructura.

Catedral de Wawel
Catedral de Wawel: uniformidad estilística cero

En la misma colina también estaban el Museo Juan Pablo II, inaugurado por el Papa Karol Wojtyla y que expone diferentes objetos de la iglesia; y el Palacio Real, la primera residencia de los reyes de Polonia.

La visita terminó junto a la Cueva del Dragón, el refugio del famoso Dragón de Wawel. Según la leyenda, hubo un dragón que aterrorizaba a los habitantes del país de Krak. Muchos intentaron derrotarle hasta que un humilde zapatero le tendió una trampa. Llenó una oveja de azufre, el dragón se la comió y empezó a quemarse por dentro, así que fue a beber agua del río Vístula… y explotó. El héroe fue conmemorado y junto a la entrada de la cueva se colocó una escultura del dragón en honor de la victoria. Las cuevas tienen 270 metros de largo y llegan hasta la orilla del río, donde está el monumento.

Paseo junto al río Vístula
Paseo junto al río Vístula
Escultura del Dragón de Wawel
Escultura del Dragón de Wawel

Continúa en el siguiente post…

Termino aquí la primera parte de este post para que no quede demasiado kilométrico. En este enlace os explico cómo fue el segundo free walking tour por Kazimierz, el barrio judío de Cracovia.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

2 Respuestas a “Free walking tour por el casco antiguo de Cracovia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *