Un día ayudando en el flea market de Lappeenranta

Savitaipale, 9 de marzo de 2018.

Aunque solo ha sido una semana fuera de Savitaipale, mi llegada ha estado llena de sorpresas. Primero, porque no les había dicho a mis compañeros que venía. No os imagináis las caras que han puesto al verme… ¡Me encanta hacer este tipo de cosas! 😀

Por otro lado, la familia WorkAway ha crecido y ahora somos nada más y nada menos que 7 personas.

Nuevas incorporaciones de WorkAway

Durante estos días que he estado fuera se ha incorporado al equipo una pareja de Italia. De momento, son los primeros que vienen juntos ya que todos los demás hemos venido solos. La experiencia, al menos inicial, tiene que ser diferente porque ya sabes que conoces a alguien sí o sí. Viniendo solo creo que en parte te arriesgas a conectar o no con los otros compañeros.

Por otro lado, ayer se incorporó un chico de Québec (Canadá) y que, curiosamente, le pasó lo mismo que a mi al llegar. Yo estaba tranquilamente clasificando ropa con una de las asistentes del flea market cuando de repente entró un chico por la puerta de la tienda…

“Hello, is this Sofia’s place?”

¡Me quedé de piedra! Porque fue exactamente la misma situación y la misma pregunta que hice yo unas semanas atrás. 😀 Este chico venía cargado con una mochila enorme, y nos explicó que él también para hacer un WorkAway.

Parece mentira que seamos tantos porque justo el día que me fui de viaje también se fue otro de los voluntarios. Aunque, a diferencia de mi, él volvía a casa. Quedamos solo 4 personas y ahora somos 7. Vamos, que estamos a tope y ya no queda sitio para nadie más.

A día de hoy formamos un mix de nacionalidades de lo más variado: Canadá, España, Italia, Indonesia, Polonia y Yemen.

Las tres vías de negocio del flea market

Por otro lado, el día de hoy ha sido bastante movidito porque por primera vez he ido a ayudar al flea market de Lappeenranta. No recuerdo si lo he comentado alguna vez, pero los propietarios venden los objetos de segunda mano en tres lugares distintos:

  • La tienda física de Savitaipale. Aquí es donde trabajamos nosotros y donde yo ayudo a organizar, limpiar y clasificar los productos. La tienda está separada de la casa de la señora del WorkAway (y de nuestro lugar de trabajo) solo por una puerta. Es el “corazón” del negocio. En invierno no hay mucha afluencia de personas pero se ve que cuando llega el verano y el buen tiempo, vienen muchos potenciales compradores.
  • La tienda online. Además de vender los productos en la tienda, también los publicamos en la tienda online y los publicitamos en Facebook. Por eso, hay un equipo de voluntarios encargados de echar fotos para que todo quede bien bonito.
  • La tienda de Lappeenranta. No es una tienda como tal, sino un área específica dentro de unos grandes almacenes. Dentro de este establecimiento diferentes propietarios tienen una sección reservada donde venden sus artículos. Aquí es donde hemos estado una compañera y yo hoy. ¡A continuación os cuento cómo ha ido!

La tienda de Lappeenranta

Como ya he comentado, se trata de unos grandes almacenes donde diferentes propietarios pueden vender sus artículos de segunda mano. El establecimiento está un poco a las afueras de Lappeenranta, en lo que parece un área o polígono industrial. En este en concreto hay cerca de 300 vendedores.

Cada vendedor tiene sus productos etiquetados con un número de referencia. De esta forma, cuando el comprador pasa por caja se registran cuántos ingresos generan los stands de ese vendedor. Por otro lado, también sirve para que el mismo propietario sepa qué objetos son suyos y cuáles no lo son. Si no, sería un descontrol. Imagina que un cliente coge un producto y luego lo deja en otro sitio… Sería imposible saber de quién es.

¿Qué hacíamos nosotras allí?

Unas 4 o 5 veces al año, se reestructuran todos los productos en los stands. De esta forma, no resulta tan repetitivo para los clientes y da la sensación de que los productos son nuevos. Si no, los compradores se acostumbran, saben dónde está cada cosa y pasan de largo si no les interesa. Cambiando todas las cosas de sitio la posibilidad que se paren o que compren es mayor aún. Estrategias de marketing 😀

Nuestras tarea principal ha sido mover los productos de una estantería a otra de la forma más variada posible. Esto también incluía limpiar las estanterías, comprobar que tuvieran el número de referencia, y añadir el sello de “a mitad de precio” a determinados productos. Al principio era un poco raro porque los compradores están ahí mirando y pasando por donde tú estás y te sientes un poco observado. Pero bueno, ¡luego te acostumbras!

Entre una cosa y otra, hemos echado unas cuántas horas en el flea market. Fuimos a las 12 y hemos vuelto a Savitaipale las 5 y media. Parece que no, pero hemos acabado mucho más cansadas que cuando trabajamos en el pueblo.

En esta ocasión no hemos tenido tiempo de ver Lappeenranta. Sin embargo, estuve de visita hace poco, así que aquí os dejo el enlace por si queréis saber más sobre la undécima ciudad de Finlandia. 🙂

En búsqueda de routers

Esto no viene mucho a cuento pero solo quería mencionar que antes de empezar a trabajar fuimos en búsqueda de routers. En nuestro apartamento no llega muy bien la señal a menos que estés en el salón y tengas suerte. Nos pasamos por el Prisma pero no tenían nada a precio moderado, así que lo dejamos para otra ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *