La isla de Ortigia, el encantador centro histórico de Siracusa

Siracusa, 4 de junio de 2018.

Si el parque arqueológico de la Neápolis no me acabó de convencer, no sucedió lo mismo con Ortigia, el casco antiguo de Siracusa. Es una pequeña isla separada de la tierra firme por un estrecho canal y unida por un par de puentes. En su día fue una fortaleza y hoy forma el centro histórico de la ciudad.

A mi parecer, Ortigia dota a Siracusa de una personalidad diferente a la del resto de ciudades que he visitado de Sicilia. El ambiente es encantador y es el lugar perfecto para perderse por sus calles angostas. Encontré una gran diferencia entre la confianza que me dio Agrigento y la que me da Siracusa. Ni punto de comparación. A mi parecer, Siracusa es mucho más segura y no te sientes observado por ser turista en todo momento.

La isla de Ortigia está llena de iglesias, tiendas de artesanías, cafés, restaurantes… Además, puedes caminar por el paseo marítimo disfrutando de las hermosas vistas del mar. Durante nuestro recorrido vimos los lugares más emblemáticos, que son los que detallo a continuación.

Paseo por Ortigia

Como comenté en el post anterior, he visitado Ortigia con mis compañeras de habitación del LOL Hostel: Kaisa, Marion e Ivana.

Templo de Apolo

Es el templo dórico más antiguo de Sicilia. Fue construido en el siglo VI a.C aunque actualmente está hecho pedazos. La fachada principal es lo único que se conserva en buen estado. Como curiosidad, todavía siguen en pie dos columnas dóricas que formaban parte del vestíbulo y que son las últimas de su género en Sicilia.

Templo de Apolo
Templo de Apolo

Plaza de Arquímedes

Sabemos que el famoso científico nació y murió en Siracusa, así que no podía faltar una plaza en su honor.

Plaza de Arquímedes
Plaza de Arquímedes

Destaca la fuente dedicada a la diosa Artemisa (la diosa cazadora) y los palacios de estilo gótico-catalán que la rodean.

Fuente dedicada a la diosa Artemisa
Fuente dedicada a la diosa Artemisa

Catedral de Siracusa

La catedral de Siracusa está construida sobre los cimientos de un templo griego del siglo V a.C, en la plaza del Duomo. Fue reconstruida en estilo barroco en 1693 después de haber sufrido las consecuencias de un terremoto.

Catedral de Siracusa
Catedral de Siracusa

Plaza del Duomo

Es la plaza más céntrica y monumental de Siracusa. Además de acoger a la Catedral también está rodeada de palacios barrocos como el del Arcivescovile (una biblioteca con antiguos manuscritos) y el del Senatoriale (el actual Ayuntamiento).

Plaza del Duomo
Plaza del Duomo

En el lado sur de la plaza está la iglesia de Santa Luzia alla Badia, donde se encuentra una de las pinturas de Caravaggio. Cuando fuimos ya estaba cerrada así que seguramente vuelva mañana para echarle un vistazo.

Iglesia de Santa Luzia alla Badia
Iglesia de Santa Luzia alla Badia

Hay muchos bares con terrazas y, a medida que cae la tarde, se llena de ambiente. Por suerte, no llega a ser excesivamente turístico. La encontré especialmente bonita a esa hora gracias al juego de luces de la puesta de sol. Además, no hacía tantísimo calor como esta mañana en la Neápolis.

Anocheciendo en la Plaza del Duomo
Anocheciendo en la Plaza del Duomo

Fuente Aretusa

La fuente Aretusa fue construida en una terraza con vistas al mar Jónico, sobre lo que fue el principal pozo de la ciudad en tiempos griegos. La leyenda dice que la diosa Artemisa convirtió a una hermosa ninfa en manantial para que no fuera acosada nunca más por Alfeo, el dios griego del río.

Ahí abajo se encuentra la fuente, aunque no se vea
Ahí abajo se encuentra la fuente, aunque no se vea

Callejeando por Ortigia

Después de visitar los principales lugares, mis compañeras propusieron hacer una pausa para tomar un aperitivo. En Sicilia está lo que se conoce como la “hora del aperitivo”, que suele comenzar en los bares a partir de las 18:00h. Suele ser un buffet libre de comida italiana de todo tipo y es “gratis”. El único requisito es que pidas una bebida, ya sea alcohólica o no.

Yo preferí continuar paseando por Ortigia, ya que me apetecía descubrir nuevos rinconcitos. El casco antiguo es muy pequeño y, de hecho, se puede llegar de un extremo a otro en apenas 15 minutos.

Una de las pequeñas iglesias de Ortigia
Una de las pequeñas iglesias de Ortigia

A diferencia de la plaza principal y del paseo marítimo, las callecitas estaban prácticamente vacías y sólo se veía movimiento en las áreas principales.

Paseando por las callejuelas de Ortigia
Paseando por las callejuelas de Ortigia

Aproveché para ver el anochecer desde la cosa y disfrutar de las preciosas vistas al mar Jónico. A esta hora ya comenzó a refrescar bastante y lamenté no llevar una chaqueta conmigo. Como durante todo el día había hecho un calor insoportable, no pensé que la temperatura cambiaría de forma tan drástica al caer la noche.

Paseando por Ortigia junto al mar
Paseando por Ortigia junto al mar

Cena con las chicas

Después de mi breve paseo me volví a reunir con las chicas en el paseo marítimo para buscar un lugar para cenar. Nuestro objetivo era encontrar un restaurante vegetariano ya que una de mis compañeras no come carne ni pescado. Para nuestra sorpresa, había muy pocos, por no decir ninguno. Además, por lo general, la mayoría de restaurantes comunes también eran bastante caros para lo que ofrecían. En mi opinión, han aprovechado el turismo que trae la isla de Ortigia para inflar los precios. Se nota que la competencia se ha hecho cada vez más grande.

Después de valorar un montón de opciones, nos decantamos por un restaurante donde servían un poco de todo (ensaladas, pasta, pizzas…). No recuerdo el nombre del sitio pero sí que el personal fue de todo menos amable. Quedamos bastante descontentas con el servicio. Además, lo encontramos demasiado caro en relación calidad / precio. Nos quedamos con hambre y paramos en un puestecito para tomarnos un helado de vuelta al hostal.

Mi menú en el restaurante
Mi menú en el restaurante

¡Esto es todo por hoy! En este enlace os dejo la primera parte de la publicación, donde explico cómo fue mi visita a la Neápolis, el parque arqueológico de Siracusa.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *