Segunda visita a Cracovia, ¡lloviendo a mares!

Cracovia, 17 de julio de 2018.

Bueno, hoy por fin tengo tiempo de sentarme y escribir algo. Hace días que no escribo nada pero es que… ¡he tenido mi primera visita en Polonia! Ha venido Pav, un chico que conocí en Estonia cuando estuve haciendo el voluntariado en el Tallinn Backpackers. Habíamos dicho de vernos de nuevo en algún sitio de Europa y finalmente, entre una cosa y otra, hemos acabado quedando aquí.

Mi manager es bastante flexible y organizamos los turnos para que pudiera tener días libres hasta el domingo. De esta forma podía ir a recoger a mi amigo a Cracovia y hacer un poco de turismo antes de volver a Zakopane. Yo ya había tenido la oportunidad de verla cuando llegué a Polonia hace poco más de una semana. Sin embargo, para Pav era la primera vez así que me pareció una idea genial poder enseñarle lo que ya conocía y hacerle un tour por la ciudad.

Lunes: jornada de mediodía

Como el día anterior había sustituido a una de mis compañeras, el lunes trabajé solo de 12:00 a 17:00. La jornada fue bastante light y dediqué todo el mediodía a las tareas propias del turno de limpieza. Es decir, estuve limpiando las áreas comunes, preparando las habitaciones, cambiando las sábanas… Dejando el hostal como los chorros del oro.

El único momento más estresante fue cuando (otra vez) llegaron un montón de check ins de golpe y los cuartos no estaban hechos. ¡Tuvimos que meterle caña y dejarlo todo listo lo antes posible!

Martes: segunda visita a Cracovia

De Zakopane a Cracovia

El martes estaba diluviando pero conseguí llegar a Cracovia, donde había quedado con mi amigo. Esta vez no reservé el billete de autobús por Internet, sino que fui directamente a la estación y pillé el primero que salía, que era a las 9:45 (en 10 minutos).

Todavía me sigue impactando lo baratos que son los autobuses en Polonia en comparación con otros países de Europa. Por ejemplo, el trayecto de Zakopane a Cracovia me costó 20PLN, lo que viene a ser menos de 5€. El inconveniente es que estaba lloviendo tantísimo que la carretera estaba colapsada y tardamos más de lo normal en llegar a nuestro destino.

Estación de autobuses de Cracovia
Estación de autobuses de Cracovia

Almuerzo en Gospoda Koko

Una vez ya con mi amigo, lo primero que hicimos fue buscar un sitio para almorzar. El lugar elegido fue Gospoda Koko, un restaurante de comida polaca donde ya había ido antes. Recuerdo que me lo recomendó el recepcionista del hostal y fui el día que hice el tour gratuito por Kazimierz, el barrio judío de Cracovia.

Allí sirven un menú con varias opciones para cada plato (entrante, principal, acompañante y ensalada) y es súper barato porque apenas supera los 5€. Llegamos al restaurante calados porque estaba lloviendo a mares… pero con el estómago lleno todo se ve de distinta manera.

Alojamiento en Cracow Hostel

En esta ocasión nos hemos alojado en el Cracow Hostel, un hostal que está en la Plaza del Mercado de Cracovia. La entrada es un poco confusa porque el acceso no está a pie de calle. O sea, hay una señal del hostal pero tienes que atravesar un restaurante para entrar. Como positivo, el precio es bastante barato (nosotros pagamos menos de 9€ la noche) y tiene el desayuno incluido, que siempre es de agradecer. También tiene una cocina con microondas y material para cocinar, taquillas en las habitaciones y otros servicios que podéis ver en este enlace.

Viendo la lluvia caer, desde la ventana
Viendo la lluvia caer, desde la ventana

Nosotros no paramos mucho por el hostal porque, a pesar del mal tiempo, estuvimos haciendo turismo por Cracovia hasta prácticamente la hora de cenar. Como nos pillaba bastante cerca, estuvimos viendo sobre todo el casco antiguo de la ciudad y la colina de Wawel. Mañana seguramente iremos a ver el barrio judío.

La colina de Wawel
La colina de Wawel

Cena en Przypiecek

Fuimos a cenar a un pequeño restaurante llamado Przypiecek donde sirven pierogi, uno de los platos típicos de Polonia. Es una pasta rellena de diferentes tipos y variedades de vegetales y normalmente va acompañada de alguna salsa. En el hostal donde trabajo comemos pierogi muchas veces porque es algo muy común aquí. Yo le suelo echar sour cream pero en esta ocasión me lo pedí con col y espinacas. En este restaurante todos los platos tienen diferente precio en función de cuál elijas, aunque son parecidos. Por ejemplo, el pierogi que me pedí yo + una botellita de agua me costaron 17PLN (menos de 4€).

Por lo demás, estuvimos paseando por el casco antiguo y disfrutando de la preciosa Plaza del Mercado de noche:

La Basílica de Santa María
La Basílica de Santa María
Mercado de los Paños
Mercado de los Paños
Plaza del Mercado
Plaza del Mercado

La verdad es que me da bastante rabia que haya llovido tanto hoy. Además de tener visita, es un rollo tener que ir todo el día con el chubasquero, y empapado hasta arriba… Pero bueno, es lo que hay. Al mal tiempo, buena cara. ¡Espero que mañana haga mejor tiempo!

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *